Revista Tecnología y Comunicación Educativas No. 27 / IMPLICACIONES SOCIOECONOMICAS DEL USO DE LA TECNOLOGIA SATELITAL EN EL POSGRADO
 
  Ocultar menú / Mostrar menú



  
Buscar en la TyCE
Buscar en la CIDE



Revista TyCE / TyCE 27

 

IMPLICACIONES SOCIOECONOMICAS DEL USO DE LA TECNOLOGIA SATELITAL EN EL POSGRADO:
EL CASO DE LA MAESTRIA A DISTANCIA EN RELACIONES ECONOMICAS INTERNACIONALES EN EL AREA DE LA CUENCA DEL PACIFICO
1.      Antecedentes del programa

La universidad de Colima, por medio del Centro de Estudios e investigaciones sobre la Cuenca del Pacífico y de la Facultad de Economía, en coordinación con la Secretaría Técnica de la Red Nacional de Investigadores sobre la Cuenca del Pacífico ubicada dentro del mismo centro, ha consolidado sus objetivos iniciales de establecimiento de un Centro de Documentación para los investigadores de las diversas instituciones de educación superior que constituyen su tejido de relaciones académicas. Ha realizado seminarios y reuniones de carácter nacional en diversas redes universitarias de la república; ha formalizado las relaciones Tri nacionales de la Red con las Universidades de California y con la Universidad de Columbia Británica, en Vancouver, Canadá; esta en contacto con los Centros del Asia Pacífico mas representativos en esta línea de interés, a saber, el Centro de Relaciones Internacionales, en Taipei, Taiwán, el Instituto de Estudios Estratégicos de Singapur, las universidades coreanas más relevantes, entre otros.

Ha producido, desde su creación, una serie de estudios, ensayos, libros de edición propia y en coedición, ha generado un disco compacto con el banco de datos" Cuenca" y otros mate­riales hemerobibliográficos y estadísticos de más de 10 mil registros, que contie­ne lo más relevante de los materiales conjuntados en el Centro de Información para la Red Nacional. La Universidad cuenta con una importante infraestructura en medios electrónicos (fax, teléfono, correo electrónico, uso de fibras ópticas etcétera) y el uso de redes y otros avances tecnológicos para el intercambio de información.

Por otra parte, al no encontrarse en la tradición cultural de nuestras universi­dades el cultivo del conocimiento de los países del Asia en general, y en particular de los países del Asia Pacífico, su estudio, además de constituir una novedad, es una necesidad a la luz de las nuevas estrategias de nuestro país para enfrentar los retos de la globalización económica y el surgimiento de bloques económicos en el mundo. Asimismo, dado que no existían antecedentes en la Universidad de Colima en cuanto al uso de la modalidad educativa a distancia, el posgrado que se ofrece resulta ser pionero.

Estos antecedentes crean las condiciones adecuadas y suficientes para em­prender un nuevo programa de posgrado, con la apertura de la MAESTRIA A DISTAN­CIA EN RELACIONES ECONOMICAS INTERNACIONALES, EN EL AREA DE LA CUENCA DEL PACIFICO, la cual inició en el periodo académico 1994.

El objetivo de esta maestría es dotar al participante de una formación en materia de relaciones internacionales contemporáneas, particularmente en cues­tiones relativas a la economía, el comercio y las finanzas internacionales, desde óptica comparativa y con el referente de las relaciones transpacíficas.

De ahí que resulte trascendente ir relacionando las diferentes materias objeto de estudio y construyendo el conocimiento más particularizado de un país o grupo de países del Asia-Pacífico, que pueda constituir el referente asiático para el análisis comparado de la realidad mexicana.

Cuenta con un coordinador académico y un secretario técnico, además de una lista de especialistas de gran nivel en las diversas materias objeto de consideración del programa de estudios, los cuales son miembros de la Red de Investi­gadores sobre la Cuenca del Pacífico, y se pretende constitu­yan el sustento académico fundamental de la operación del sistema de asesorías en que se basa el programa.

Esta maestría representa el proyecto académico de !a institución para formar personal docente, de investigación y profesional, especializado en las relaciones económicas, comerciales, financieras y tecnológicas de México con las diversas y dinámicas naciones que conforman la denomina­da Cuenca del Pacífico, poseedora de la más intensa y rica gama de relaciones internacionales contemporáneas.

A partir de la experiencia reciente de incorporar la tecnología satelital a este posgrado, se presentan algunas reflexiones sobre las implicaciones socioeconómicas deri­vadas del desarrollo de proyectos de este tipo, que permi­ten apoyar el funcionamiento de programas educativos bajo la modalidad educativa a distancia, así como también elevar su nivel de calidad. 
 

2.      Calidad y pertinencia del programa para el desarrollo nacional  

Dada la prioridad que representa para el desarrollo nacional el estudio de la Cuenca del Pacífico, ha sido posible la promoción de este programa haciendo uso de la modalidad a distancia, buscando satisfacer la demanda, de manera que los aspirantes no tengan que movilizarse desde sus lugares de origen, redun­dando en beneficios económicos para ellos mismos.

Es importante considerar que este programa de pos­grado surge en momentos en los que el nuevo orden mun­dial se caracteriza por fuertes cambios en las estructuras, procesos, actores y funciones de sus economías naciona­les y de los espacios geopolíticos de interacción. La ampli­tud de los intercambios entre países, la vinculación que permiten los medios de comunicación y la naturaleza de los procesos económicos asociados a la innovación científica y tecnológica exigen continuamente la búsqueda de fórmulas de integración que articulen más y de mejor manera las po­tencialidades y necesidades nacionales.

La Cuenca del Pacífico se ha venido constituyendo como un nuevo centro de poder económico mundial, al am­pliar el intercambio entre un gran número de países cuya cercanía geográfica otorga oportunidades para realizar ven­tajas en un esquema proactivo, retroalimentado y de mu­tuo beneficio. Concebida como región, la Cuenca del Pacífico es el más vasto del mundo, constituido por 47 países donde habita más de la mitad de la población mundial, cuyo comercio representa el 48% a nivel internacional y su ingreso Per capita fluctúa entre 500 y 2 300 dólares anuales; posee también un porcentaje importante de las reser­vas mundiales de petróleo y más del 90% de la población de los países de esta región está alfabetizada.

La Cuenca del Pacífico es, pues, un enorme espacio geoeconómico y geopolítico que incluye en su interior tan­to circuito de integración económica y política estrechos, como subgrupos regionales o países que sólo tienen cerca­nía geográfica. Esto, evidentemente, se expresa en una ga­ma de opciones que bien pueden ser aprovechadas para la creación de ventajas de diverso orden que garanticen vías alternativas para el desarrollo. Vincularse, intercambiar y cooperar con esta región de alto dinamismo puede signi­ficar, para países como México, diversificar y equilibrar sus convenios bilaterales o acuerdos de alcance parcial por sec­tores que permitan incrementar volúmenes de comercio; impulsar programas de vinculación estratégica industrial y tecnológica; reforzar las relaciones turísticas y los progra­mas de modernización de comunicación y transportes; am­pliar los contactos culturales y educativos.

Mirar hacia el Pacífico, su diversidad y su dinamismo, parece significar para México una opción estratégica para actuar en los esquemas de globalización, para abrir nuevos campos de acumulación, impulsar aquellos que han mos­trado rezago e ineficacia, y fortalecer los de vanguardia competitiva.

Entre éstos, sin duda, ocupan lugar preeminente la educación y la capacitación, en la medida en que los recur­sos humanos representan la vía para incrementar la com­petitividad nacional y, en general, para hacer frente a las cambiantes condiciones del contexto nacional e interna­cional.

Se ha considerado tradicionalmente que la función principal del sistema educativo es la de mantener y repro­ducir el sistema social; sin embargo, los sistemas educati­vos actuales no han dejado de promover cambios sociales y culturales o, al menos, han tratado de participar en ellos. En ese sentido, motivada por la importancia de las transformaciones en las formas de producir y consumir, generadas a su vez por el cambio tecnológico y la internaciona­lización de la actividad económica, la educación ha debido asumir los nue­vos imperativos y demandas de la sociedad y realizar cambios en fun­ción de ellos. Como parte de esas nuevas exigencias que impone la si­tuación actual a los países, se en­cuentran la competencia económica, el reforzamiento de la identidad co­mercial, la movilidad de los trabajadores, entre muchos otros.

Al mismo tiempo, es un hecho indiscutible en los momentos actuales que el conocimiento es el elemento

central del nuevo paradigma producti­vo y que, en la medida en que la tecnología y los nuevos pro­cesos de producción modifican la economía internacional, el desarrollo futuro de los países depende, fundamentalmen­te, de su capacidad para adquirir, transmitir y aplicar el cono­cimiento a la solución de la nueva problemática que enfrentan. La educación superior aparece, en ese contexto, como uno de los factores clave que permitirán generar las condiciones ne­cesarias para mejorar no sólo la competitividad económica, si­no, en general, las condiciones de vida de la población.

Así, las cuestiones relacionadas con la pertinencia y calidad de la educación superior surgen como una necesidad ineludible en el momento actual en que los fenó­menos mencionados constituyen una tendencia irreversible para la mayoría de los países, lo cual, aunado al crecimien­to de la población estudiantil, requiere del diseño y opera­ción de estrategias innovadoras para enfrentar esos desafíos. Una de las estrategias que podría contribuir a dar mayor pertinencia y calidad a los estudios del nivel superior en nuestro país es la educación a distancia.

Aunque en sus inicios la educación a distancia fue concebida y operada como un elemento estratégico, con sentido compensatorio, para ampliar la cobertura educativa, Incorporando a poblaciones con dificultades de acceso a los centros escolares, actualmente representa una alternativa igualmente estratégica para lograr mayor calidad y, en el ca­so que nos ocupa, para otorgar a la educación superior una di­mensión más amplia, llegando no sólo a usuarios del servicio educativo ubicados en diferentes localidades en el mismo país, sino también en distintos países (internacionalización de la educación)

El desarrollo de la educación superior a distancia, en esa perspectiva, ofrece amplias posibilidades de innovación de los procesos de enseñanza-aprendizaje, especialmente si está sustentada en el uso de las nuevas tecnologías de la comunicación y la información. Además de los medios tra­dicionales, el uso de la radio y la televisión, del correo electrónico, de la video y audio conferencia vencen los más grandes obstáculos a la eficiencia de la modalidad: el aisla­miento en que se encuentran los estudiantes.

Por otra parte, el impacto en la calidad educativa puede ser muy importante, ya que el establecimiento de re­des de colaboración institucional (nacionales e internaciona­les) para desarrollar programas conjuntos permite contar con una planta docente de primer nivel -aunque se encuentre en otros países-, sin que esto incremente exce­sivamente los costos, lo cual redundaría, además, en la efi­ciencia del sistema. Adicionalmente, esta modalidad podría otorgar mayor flexibilidad al servicio educativo, sentando las bases para llegar, a mediano plazo, a modalidades de educación no convencionales.  

La experiencia mexicana en educación abierta y a distancia cuenta prácticamente con 25 años, a lo largo de los cuales se han visto tanto la expansión como el estancamiento e incluso la desaparición de programas, cur­sos y proyectos. Las razones pueden encontrarse tanto en las propias actitudes de la población hacia esas modalida­des (sobrevaloración de la escuela y la educación presen­cial, dificultades y prejuicios para el estudio independiente o en aislamiento, etcétera) y en la política educativa general.

De esa manera, la educación a distancia, según nos plantean autores como Medina y Sevillano (Nuevas tecno­logías en la educación a distancia, p. 154), el nivel de inte­rés ha de centrarse no sólo en el paradigma científico racionalista (costos), sino también en el paradigma multi en­foque donde interesa la interactividad, sin dejar de conside­rar la calidad de este tipo de servicio educativo.

La incorporación de México a la Cuenca del Pacífico puede permitirle, en el ámbito de la educación a distancia, vincularse con las redes ya existentes en esta modalidad educativa en los países que la integran. Con base en el di­seño de sus propios programas, que necesariamente ten­drán que responder a los requerimientos nacionales y de relación con esos países, podrá hacer uso de elementos ubicados en las diferentes redes y consorcios que se mul­tiplican rápidamente, sin duda como reflejo de los procesos económicos en que ocurren. Las experiencias en la nueva perspectiva señalada se han iniciado ya y, aunque no son muy numerosas, sus resultados hacen pensar en la viabili­dad de su desarrollo en los momentos actuales.

La Universidad de Colima, en ese sentido, es una de las primeras instituciones públicas de educación superior del país que emprende una acción de formación en dos lí­neas estratégicas: la orientación hacia la Cuenca del Pacífi­co, otorgándole una dimensión internacional a la educación de posgrado, y el uso de la modalidad a distancia en este nivel como una forma de optimizar los recursos humanos y materiales existentes, así como la impartición de servicios a una demanda dispersa. En este contexto se ubica la crea­ción de la Maestría en relaciones económicas internaciona­les en el área de la Cuenca del Pacífico.


3.      La experiencia de la aplicación de la técnica satelital al posgrado   

Desde sus inicios, la Maestría en relaciones económicas internacionales en el área de la Cuenca del Pacífico buscó incorporar nuevas tecnologías a su proceso educativo. Dentro de su programa de actividades económicas, resulto de suma importancia el contacto de los estudiantes con investigadores de la Cuenca del Pacifico que les imparten conferencias y talleres. Sin embargo, frecuentemente había estudiantes que no podían asistir a dichos eventos dado que los mismos se realizaban siempre en la ciudad de Colima. La situación financiera de algunos estudiantes generalmente no les permitía movilizarse debido a los costos de transporte, hospedaje y alimentación, que no siempre es posible cubrir.

Ante esta situación, la video grabación de la conferencia resulto muy útil para que todos los estudiantes tuvieran acceso a tal información. Se pretendía, de esta manera, resolver el problema de la asistencia ante cierta exigencia de presencialidad.

Sin embargo, resultaba indispensable la interacción entre estudiantes e investigadores del área diseminados por la republica mexicana, de forma tal que fuera posible el intercambio de opiniones y de conocimientos de manera rápida y simultanea. De ahí que haya surgido la idead de las videoconferencias vía satélite con apoyo de las audio conferencias como forma de interacción en tiempo real que permitirán interactuar con el conferenciante.

Es importante considerar, en este sentido que la Universidad de Colima hasta ese momento no había promovido activamente la utilización de la técnica satelital, de no ser por la recepción de algunas especialidades y diplomados a distancia ubicados en áreas diferentes a las ciencias sociales.

Con el apoyo del Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa, del Sistema de Universidad Abierta de la UNAM, de la comisión Interinstitucional e Interdisciplinaria de Educación Abierta y a Distancia (CIIEAD), así como del programa FOMES, fue posible que la coordinación de la maestría pudiera firmar un proyecto relacionado con el uso de nuevas tecnologías en actividades educativas, como lo es el ciclo de videoconferencias con interacción por audio sobre Asia, Estados Unidos y Canadá, con la participación de prestigiados investigadores extranjeros cobre la Cuenca del Pacifico.

Un resultado favorable de la experiencia realizada se encuentra en la apreciación de la población respecto a la oportunidad que este tipo de técnicas ofrece para la adquisición de conocimientos y para la difusión de información con amplia cobertura. 

            La técnica

En el siguiente cuadro 1 puede observarse la técnica seguida para la realización de las videoconferencias vía satélite con interacción por audio, que es posible gracias a la colaboración de distintas instituciones del sector educativo en México y de investigadores en el extranjero.

Es importante tomar en consideración que esta técnica conlleva el objetivo de incorporar en el posgrado a personalidades que aseguren mayor calidad con el mínimo de costos. Con la aplicación de la técnica también se afirma la posibilidad de contribuir al mejor conocimiento de la Cuenca del Pacífico entre el publico en general, ya que la transmisión de estas conferencias tiene alcance nacional a todas aquellas instituciones con señal digital en uso.

Sin embargo, lo anterior era suficiente al querer mantener comunicación en tiempo real con el comerciante. Fue necesario, entonces, buscar la interacción de las distintas sedes con el mismo, lo cual se logró utilizando la técnica de la audio conferencia que permite enlazar vía telefónica a los grupos participantes.

Es así que podemos observar que la técnica utilizada resulta de una combinación de video con audio conferencia, la primera diferida, y la segunda en tiempo real. En este sentido, consideramos importante mencionar que siempre se busca la interacción en tiempo real inmediatamente después de transmitida la videoconferencia vía satélite, con la intención de optimizar el tiempo de los estudiantes dedicado al posgrado.

CUADRO 1

1. La grabación del video

Invitacion al conferenciante
Vinculación con el set para grabación
Grabación formato BETACAM o
Envió del formato a la sede Colima
Edición en la Universidad de Colima

2. El subtitulaje

Traducción del mensaje (en su caso)
Envió de la traducción para el subtitulaje
(en ILCE, México, D.F.)

3. Transmisión

Transmisión vía satélite previa programación
en el ILCE (Satélite Solidaridad I)

4. Recepción

La recepción de la señal digital se hace según huella del satélite

5. Interacción

La interacción se realiza telefónicamente
entre cuatro sedes nacionales con el conferenciante en el
extranjero.
El SUA-UNAM puentea la interacción entre las sedes

             Los costos  

Las condiciones planteadas al país por la internacionalización de la economía se reflejarán, sin duda, en una nueva orientación de la educación superior, en donde las modalidades abierta y a distancia tendrán un papel fundamen­tal, con base en una nueva concepción de carácter menos remedial, y utili­zando los recursos de la nueva tecnolo­gía. Tal vez uno de los obstáculos para su expansión pudiera ser el referido a los costos.

Se identifican, al menos, dos orientaciones relacionadas con la deter­minación de los costos de incorpora­ción de las nuevas tecnologías al proceso educativo a distancia. En algún momento se consideró que serían las economías de escala las que harían redituable la inversión elevada que estos sistemas requieren. Los enfoques tradicionales muestran que en la medida en que la cobertura se amplía, los costos disminuyen, especialmente con el uso de esta tecnología. La experiencia de este proyecto muestra una serie de situaciones que requieren de una revi­sión de las técnicas que permiten el análisis de costos.  

            Los rendimientos a escala

La teoría económica considera que existen dos tipos de economías a escala: las economías reales y las economías pecuniarias. Las primeras son las que están ligadas a una reducción de la cantidad física de los insumos, las materias primas, los diversos tipos de mano de obra y de capital (fi­jo o circulante) las segundas son aquellas que se obtienen pagando precios inferiores por los factores empleados en la producción y distribución del producto, debido a que, a me­dida que aumenta su tamaño, la empresa los adquiere en cantidades mayores. (Koutsoyiannis, p. 135).

Resulta interesante mencionar que el tipo de econo­mías reales consideran a su vez a las economías en la pro­ducción, las economías en la venta o comercialización, las economías administrativas y las economías en el transporte y almacenamiento. Dada la estrecha relación entre las econo­mías reales y las" cantidades de factores", consideramos que resulta muy conveniente observar el contenido de las econo­mías de la producción, ya que, además, éstas parecen estar más vinculadas con nuestro objeto de estudio.  

El SUA-UNAM puentea la interacción entre las sedes

Las economías a escala de la producción se dividen a su vez en: a) economías de la mano de obra: especialización de los trabajadores, ahorro de tiempo, automatización del proceso productivo y economías por volúmenes acumula­dos; b) economías técnicas: especialización e indivisibilida­des de capital, costos de acondicionamiento, costos iniciales fijos, relaciones técnicas entre el volumen y los insumos, y requisitos de capacidad instalada de reserva; c) economías de inventario.

A partir de lo anterior podemos observar que al tratar de explicar la utilización de la técnica satelital desde la pers­pectiva de los rendimientos a escala, tenemos que hacer referencia particularmente a las economías técnicas, ya que éstas se asocian con el "capital fijo" que comprende todo tipo de equipo nuevo que se incorpora a un proceso de do­tación de servicios (producción) existente.

La técnica satelital en un posgrado a distancia entraña altos grados de tecnificación a escalas muy amplias de co­bertura. El proceso se hace más intensivo en el uso de ca­pital con la finalidad de invertir el acceso al posgrado, es decir, llevándolo al maestreando, en lugar de esperar a este último en el aula. Lo anterior implica una dotación de capi­tal más especializada, así como mayores inversiones, lo cual hace que las técnicas de este tipo tengan altos costos generales fijos. Estas técnicas tienen menores costos varia­bles, pero para bajos niveles de producción o de servicio, los altos costos medios fijos se ven compensados con cre­ces por los menores costos de mano de obra y otros costos operativos (como alimentación y hospedaje de los confe­renciantes en las distintas sedes). Es así que una vez que se alcanza la escala apropiada, se vuelven rentables las téc­nicas muy especializadas, como es el caso de la técnica sa­telital.

Dado el propósito del posgrado de satisfacer la de­manda existente bajo la modalidad educativa a distancia, es posible identificar las economías reales (técnicas) que trae el uso de la videoconferencia vía satélite con interacción por audio.

Las limitantes de esta postura teórica se encuentran fundamentalmente en el hecho de que la técnica satelital....................... Se asocia al sector servicios y no directamente al sector productivo; el tamaño de la escala no es resultado del incre­mento de la producción con el consecuente incremento de la demanda, sino del perfil y de la modalidad educativa que permite amplios niveles de cobertura.

El principio de que la cobertura se amplía con este ti­po de transmisiones, tiene especial relevancia si se consi­deran los costos en una modalidad tradicional, en donde es necesario resaltar que, de no ser por la posibilidad de in­teracción que proporcionan las nuevas tecnologías, esos costos se multiplicarían por el número de sedes a las que tendría que asistir el conferenciante, como se muestra en el cuadro 2.

CUADRO 2
Los costos en las modalidades presencial y a distancia
(miles de pesos)

Conferenciantes (3)

Presencial (4 sedes)

A distancia (4 sedes)

Hospedaje

3.0

Alimentación

2.5

Transporte

26.5

Honorarios

48.0

12.0

Servicios

48.0

TOTALES:

80.0

60.0

Del cuadro de costos presentado podemos observar que existen diferencias en cuanto a los costos totales que representaría la realización de conferencias tipo presencial frente a la modalidad educativa a distancia que incorpora la técnica satelital.

Si bien es cierto que tales diferencias en los costos no son tan "asombrosas" como podría esperarse, de acuerdo con la teoría esto se debe a los costos en que se incurre en el caso de la modalidad a distancia por el concepto de ser­vicios. En este sentido es importante mencionar que la in­versión inicial en capital fijo, si bien pudiera ser elevada, en el mediano plazo constituiría la infraestructura necesaria pa­ra la auto dotación del servicio. Esto adquiere especial rele­vancia si consideramos que la técnica satelital permite llegar a un número mayor de personas por el canal televisi­va, disminuyendo sustancialmente los costos unitarios.  

            El análisis costo-efectividad

Las limitantes mencionadas nos conducen a colocar el aná­lisis de las implicaciones socioeconómicas de la tecnología en el contexto de la teoría económica del bienestar cuya in­terpretación más general es que el gobierno juega un papel positivo en la promoción del bienestar, específica mente en cuanto a la impartición de educación, salud y vivienda a pre­cios cero o subsidiados; atención a la vejez y a la infancia, transferencia de dinero en efectivo a grupos particulares de enfermos o desempleados. (The MIT dictionary of modern economics). En este sentido, tradicionalmente se centra la discusión en tres vertientes: el análisis costo-beneficio, el análisis costo-eficacia y el análisis costo-eficiencia cuya ex­presión de los resultados generalmente es de tipo cuantita­tivo, es decir, en unidades monetarias.  

La dificultad del uso de estas técnicas de análisis se lo­caliza en el hecho de que la evaluación de los resultados de­be expresarse en unidades monetarias, dejando de lado expresiones de tipo cualitativo. Así, se presenta la alternativa del análisis costo-efectividad (ACE), que tiene por finalidad "determinar el grado de eficacia y eficiencia relativo de dis­tintas alternativas de un mismo proyecto o de diferentes pro­yectos que persiguen los mismos objetivos." (COHEN, pp. 107-108) Lo anterior bajo el principio de que, "dado un mon­to limitado de recursos, debería asignárselo de forma tal que permita obtener el mayor número de unidades de resultado o beneficio, cualquiera que sea el valor de la unidad" Es, pues, posible observar que esta perspectiva permite expre­siones más amplias de los resultados

Es conveniente mencionar que, al igual que las opcio­nes de análisis costo-eficiencia, costo-eficacia y costo-bene­ficio, la evaluación del proyecto quedará sujeta al momento en que sea pertinente realizarla, es decir ex-ante o ex-post

Debido a su vinculación con el sector educativo y dadas las características del proyecto que se analiza, resulta conve­niente medir sus resultados por medio del ACE.

El análisis costo-efectividad permite la valoración de aspectos tanto cuantitativos como cualitativos; por ejemplo, el Incremento de la calidad del programa a partir de la participación de conferenciantes de alto nivel ubicados en otros países, lo cual tendría un costo mayor para trasladarlos a las sedes participantes o a los lugares donde se localizan estudiantes de posgrado.  

En el mismo sentido, permite apreciar el impacto de la reducción de ciertos gastos que se evitan al es­tudiante, los cuales, en un momento dado, pueden contribuir a la disminu­ción de la deserción o de algunos otros efectos educativos que pueden afectar al desarrollo adecuado del es­tudiante; puede contribuir también a establecer cierto grado de interna­cionalización del posgrado, y de la universidad en su conjunto, y sus efectos en la calidad educativa.

Este tipo de análisis hace posi­ble identificar otro tipo de implicacio­nes no previstas; por ejemplo, que el uso de la tecnología incide en accio-

nes de difusión cultural, al ampliarse el conocimiento del objeto de estudio a otros grupos de población. Asimismo, permite apreciar el desarrollo de otros tipos de habilidades en los estudiantes, tales como su capacidad para incorpo­rarse a otras tecnologías, lo cual es potencialmente exten­sivo a la institución.

Sin embargo, la utilización de esta técnica de análisis supone cierto grado de complejidad en su diseño, operación y coordinación. Por lo que, según lo expuesto e incluso con­siderando la conveniencia de aplicar el ACE para la evalua­ción de este proyecto, es posible observar que la aplicación de este análisis de costos es totalmente necesaria, debido a la dimensión y alcance del propio proyecto, por lo que habría que establecer con mayor precisión el tipo de acciones que requieren del uso de esta técnica.  

            Las implicaciones del uso de la tecnología satelital  

La experiencia muestra que aún es necesario discutir y de­finir la pertinencia de la inversión en tecnología (infraestruc­tura, equipo), que en un momento determinado pudiera realizarse para fortalecer la calidad de programas educati­vos a distancia en el marco de un proyecto institucional de ampliación de las modalidades a distancia. En este sentido, las economías de escala mostrarían su eficacia en el contexto institucional, al lograr niveles de demanda crecien­tes con la implicación natural de la disminución de los costos unitarios.

Sin embargo, es necesario no perder de vista que la importancia fundamental de la reducción progresiva de los costos unitarios radica en el incremento del número de es­tudiantes en el posgrado, y no del número de televidentes en general, ya que las videoconferencias vía satélite no se pensaron inicialmente para orientarse al público en general. Por lo tanto, si no hay tal cantidad de usuarios, entonces el análisis no se centraría exclusivamente en la cobertura en cuanto al número creciente de usuarios. La propia naturale­za del posgrado y del objeto de estudio hace que necesa­riamente haya un punto en que ya no es posible crecer, lo cual cuestionaría la teoría de las economías de escala, al menos para este nivel.

La alternativa tal vez pudiera encontrarse en la amplia­ción de la cobertura del posgrado, incorporando a otras instituciones al estudio de la Cuenca del Pacífico. En la me­dida en que puedan incorporarse y participar otras institu­ciones educativas en la conformación de redes (incluso en las ya existentes), compartiendo la infraestructura y otros recursos de que ellas disponen, será posible llevar el posgrado a más estudiantes con un mínimo de costos, ba­jo la perspectiva de una evaluación que no se orienta exclu­sivamente a los resultados de tipo cuantitativo.  

Es así que la experiencia de la incorporación de la tec­nología satelital en el posgrado en cuestión muestra su viabilidad cuando menos en tres direcciones:  

1.      La dimen­sión y la cobertura que alcanza;

2.      La posibilidad de satisfacer con calidad una demanda dispersa y,

3.      La posibilidad de con­tribuir a nivel nacional al mejor conocimiento de la región de la Cuenca del Pacífico.  

Lo anterior, sin lugar a dudas, muestra la pertinencia de evaluar el proyecto no exclusivamente en la dimensión monetaria, sino complementaria considerando aspectos cualitativos de relevancia, es decir, los relacionados con la inversión para participar activamente en la formación de re­cursos humanos que requiere el país, en el marco de las ac­tuales tendencias mundiales.  
 

BIBLIOGRAFÍA 

ACUÑA LIMÓN, ALEJANDRO (coordinador) Nuevos medios, viejos aprendizajes. Las nuevas tecnologías en la educación México, Universidad Iberoamericana, A.C, 1995.

BARTELS, CORNELIS P. A. Economía del bienestar, dis­tribución del ingreso y desempleo. México, Fondo de Cul­tura Económica, 1982.

ENAMUL HAQUE, A. K. "Cost-Effectiveness of Distance education: A case study of Bangladesh Open University", en Memoria de la XVII Conferencia Mundial de la Educación a Distancia. International Council for Distance Education & Open Universitv 26-30 de julio de 1995. Birmingham, Ingla­terra.

HEILBRONER, ROBERT L; Lester C Thurlow Econo­mía. México, Prentice Hall Hispanoamericana, SA 1987.

KEMP, F J. "Costing training delivery distance education and face to face options: a methodology and case studies", en Memoria de la XVII Conferencia Mundial de la Educación a Distancia. International Council for Distance Education & Open Universitv 26-30 de julio de 1995 Birmingham, Ingla­terra.

KOUTSOYIANNIS, A. Microeconomía moderna. Buenos Aires, Amorrortu Editores, 1979.

MARUM ESPINOZA, EllA. "Nuevas tecnologías, nuevas profesiones: respuesta para la integración de economías asi­métricas", en Asociación Nacional de Universidades e Insti­tuciones de Educación Superior (ANUlES) Revista de la Educación Superior, núm. 90, abril-Junio de 1994.

MERCIER, NICOLE; FRANCHON PRADELlER; TAMAR VINCKEL. Des Satellites pour L'Education et la Formation. Guide Pratique D'Utilization. Francia, Atena, 1992.

PEARCE, DAVID W. The MIT Dictionary of Modern Eco­nomics (Fourth Edition). Massachusetts, USA., MIT Press Editions, 1994

RUMBLE, GREVILLE. The Management of Distance Learning Systems. Paris, International Institute for Educatio­nal Planning, 1992.

TEJEDORA, F. J, ANA GARCÍA-VALCÁRCEL Perspecti­vas de las nuevas tecnologías en la educación Madrid, Nar­cea Ediciones, 1996.

SEWART, DAVID; DESMOND KEEGAN; BORJE HOLM­BERG. Distance Education: International Perspectives. New York, St. Martin's Press, 1983

WAKKER, PETER; MARC P KLASSEN. "Confidence In­tervals for Cost/Effectiveness Ratlos", en Health Economics, Vol. 4, pp. 373-381. The Netheriands, mayo de 1995 WORLD BANK. POLlCY RESEARCH REPORT The East Asian Miracle. Economic Growth and Pub/le Policy USA, Oxford University Press, 1993

 

 

Califique este artículo:
 

 <Anterior 1 2 3 4 5 6 7 8 9 Siguiente> 

2 La Red Satelital de Televisión Educativa EDUSAT. El papel de la investigación para su desarrollo efectuado en el año 1999, por la Dirección de Investigación y Contenidos Educativos (DICE) del Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa (ILCE), organismo internacional con sede en México, D.F., para conocer por encargo de la Secretaría (Ministerio) de Educación Pública (SEP) de México, el impacto y alcance del Sistema Satelital EDUSAT con más de 16 canales televisivos dedicados a educación escolar en todos sus niveles de enseñanza (desde preescolar hasta posgrado), la formación continua, profesional y formación docente, así como la divulgación de la ciencia y tecnología, y difusión de la cultura y las artes, Ávila, P. (1999).
1

Al igual que en España, la programación educativa de la Televisión Española (TVE) inició su emisión de forma regular en junio de 1961, el uso educativo de la televisión se desarrolla entre los años 60 y 70 en casi todos los países del mundo bajo el impulso de la UNESCO, como organismo que instó e impulsó a sus estados miembros a aprovechar este medio de comunicación de masas para ofrecer igualdad de oportunidades en la educación para todas las personas. Se trataba asimismo de erradicar el analfabetismo, elevar la calidad de la formación y acceder a mejorar los niveles de conocimientos científicos, culturales y artísticos. Sevillano, M. (2000).

3

Desde los años 70 y en diversos países latinoamericanos, se desarrollan fundamentalmente experiencias que pretenden explorar la recepción televisiva y/o, al mismo tiempo, ver cómo afecta el consumo de televisión a la vida cotidiana de los telespectadores. Dos experiencias como las de Guillermo Orozco en México o de Valerio Fuenzalida y María Elena Hermosilla de CENECA en Chile, parten de procesos educativos integrales que fomentan la recepción activa de los telespectadores. Frente a los estudios convencionales, de carácter cuantitativo, se pretende la implicación del telespectador a través de la autoexploración de hábitos de consumo televisivo y la propuesta de diversas dinámicas de grupo muy relacionadas con el juego y la creatividad. El desarrollo de esta nueva metodología de investigación de audiencias llegó a promover la figura de los denominados educomunicadores, que son a la vez investigadores y dinamizadores de la recepción crítica y activa por parte de las audiencias. Véase: Orozco, G. (1996) y por otro lado veáse Fuenzalida, V. y Hermosilla, M. (1990), así como Fundación Honrad Adenauer, (1991).

4

La Televisión Educativa Iberoamericana. Evaluación de una experiencia. Martínez Sánchez, F. (1998). Este estudio revisó el funcionamiento e impacto del Programa de Cooperación de las Cumbres Iberoamericanas de Jefes de Estado y Gobierno creado en 1992 y enmarcado dentro de las acciones de su Asociación gestora, la ATEI (Asociación de Televisión Educativa Iberoamericana).

4

La Televisión Educativa Iberoamericana. Evaluación de una experiencia. Martínez Sánchez, F. (1998). Este estudio revisó el funcionamiento e impacto del Programa de Cooperación de las Cumbres Iberoamericanas de Jefes de Estado y Gobierno creado en 1992 y enmarcado dentro de las acciones de su Asociación gestora, la ATEI (Asociación de Televisión Educativa Iberoamericana).

5 Ibíd op. cit. 4.
6

¿Cuáles son las características, las peculiaridades de la televisión educativa? ¿Qué la hace tan diferente de otras modalidades de televisión? Habría que comenzar reconociendo que no existe una modalidad, un formato, o un género televisivo puro al que se le pueda colgar el rótulo de educativo salvo en la primitiva época de la televisión escolar. Sin embargo, está comprobado que ya sea una telenovela, un noticiero o un reality tan de moda durante los últimos años, pueden ser emitidos y usados con fines pedagógicos. Por eso quizá hay cierto tipo de televisión que por consenso suele llamarse cultural, educativa o escolar y sus características propias van más allá de estructuras o propuestas formales, ya que más bien se expresan en las audiencias a quien se dirigen. Informe Aproximaciones a la Televisión Educativa. Equipo de asesores pedagógicos de televisión educativa del Ministerio de Educación Nacional de Colombia. Bogotá, 2004.

7 Ibíd. op. cit. 8
8

No hay que olvidar que, desde su nacimiento, casi todas las experiencias de la televisión educativa que se han desarrollado en el mundo, han sido iniciativas públicas o sociales, a cargo de presupuestos gubernamentales y bajo la orientación y estructura institucional de los propios estados nacionales.

9

Cada uno de estos países, viviendo diferentes desarrollos y aplicaciones en la producción y utilización de la TV educativa, ha logrado un cierto desarrollo de sobra conocido en el campo de la cultura y la divulgación del conocimiento científico o artístico, dentro de la llamada educación informal. Pero también existe en estos países ejemplos muy relevantes de la utilización de la televisión como base de materiales didácticos o intruccionales que sirven tanto para el apoyo fundamental de la enseñanza formal, como sobre todo en la no formal y dentro de los distintos sistemas de educación abierta y a distancia. Es el caso de Telescola en Brasil, o la Telesencundaria y el Telebachillerato en México, donde se atiende a más de 700,000 alumnos al año en las distintas zonas rurales y urbanas más marginadas del país.

10

Se habla, más allá de los pasados conceptos teóricos de las industrias y mercancías culturales como objetos simbólicos y de producción o consumo masificado, de nuevos servicios agregados para la comercialización plena de las industrias de la información, pero sobre todo como los valiosos y estratégicos productos que serán necesarios para la actual y futura expansión de las industrias del conocimiento, pilares esenciales de los nuevos recursos económicos y formas sociales de la civilización posindustrial del siglo XXI.

12

Por ejemplo, en España, durante el año 2006, la inversión total de los anunciantes en medios publicitarios fue de 14.000 millones de Euros, de los que casi la mitad corresponden a la televisión, que registró un crecimiento del 7.8% respecto al año anterior. Es más, durante los últimos 15 años las horas de ocupación publicitaria en televisión se han multiplicado por diez. Sin embargo, también expertos en mercadotecnia manifiestan que la eficacia ha disminuido al menos un 40% durante ese mismo periodo. Periódico El País. Suplemento Negocios. 8 de abril de 2007.

13

… En la década de los sesenta se pasó al análisis de los usos y gratificaciones… Ya no se trataba de saber “qué hacen los medios con la audiencia”, sino que “que hace la audiencia con los medios”… La investigación televisiva había ampliado su campo de estudios hacia la recepción activa… donde los receptores identifican sus necesidades y eligen aquello que les satisface. Cebrián M. (1998).

15

Los francófonos tienden a hablar de audiencias como sinónimo de escucha… Para los anglosajones, es sinónimo de público… Y para el filósofo Gustavo Bueno es la “retina social”, ese órgano de la visión formado, tejido por millones de receptores distintos pero solidarios y copartícipes, que se agregan e interaccionan mutuamente… Pérez, J. (2002).

19

Las televisiones públicas –la 2 de TVE y particularmente los segundos canales autonómicos– son el lugar preferente de ubicación de las emisiones educativas de la televisión, y con alrededor en 2006 de 1,000 horas anuales, pero muy por debajo de las 7,000 de informativos y cerca de 4,500 de magazines y series extranjeras respectivamente. De hecho, la 2 de TVE acumula aproximadamente un tercio de la oferta de televisión educativa de España, aportando entre 300 y 400 horas anuales. Ibíd. op. cit. 19