Buscar en la TyCE
Buscar en la CIDE



Edusat y otros medios

La incorporación del uso de Edusat en los centros educativos, no solamente responde a decisiones didácticas apegadas a currículum, sino también tiene que ver con la gestión escolar de cada institución, pues cada escuela tiene una dinámica diferente que regula la vida instituida en el centro. Así pudimos ver que cada escuela determina la distribución de los tiempos y lugares para la recepción televisiva; las formas de participación y los métodos de trabajo, así como la toma de decisiones sobre la incorporación de medios al aula y el tipo de intervención educativa que el docente realizará con sus estudiantes.

Durante el análisis de las experiencias educativas, observamos que el uso de la programación de la Red Edusat no es único, sino que se ha podido combinar con otros medios que permiten complementar el aprendizaje de los contenidos escolares, así como diversificar las estrategias y métodos didácticos de enseñanza.

Esta integración de medios que realizan las escuelas promueve el rompimiento de dinámicas rutinarias de la organización escolar y didáctica del aula, pues se convierte en un reto metodológico tanto para las autoridades como para los docentes, al replantear las formas y buscar las mejores prácticas didácticas para el uso pedagógico de los medios en los procesos de enseñanza y aprendizaje.

En el caso particular de esta revisión, se encontró que algunas escuelas han integrado los siguientes recursos y medios al uso de Edusat:

  • Proyectores de diapositivas
  • Proyector de objetos opacos
  • Pizarra electrónica
  • Videograbadora
  • Medios impresos
  • Videos comerciales
  • Computadora
  • Internet
  • Software educativo
  • CD ROM
  • CD’s multimedia

Algunos de los medios que aparecen en la lista anterior, han sido adquiridos por las escuelas gracias a que simultáneamente participan en otros proyectos educativos promovidos por la Secretaría de Educación Pública, como es la Red Escolar y E-21. Otros más, han sido producto de las gestiones y propuestas desarrolladas por los propios responsables de medios y maestros comprometidos con la exploración de estrategias didácticas que beneficien a sus alumnos.

Con este panorama de fondo podemos afirmar que las escuelas han atravesado un proceso de adaptación e incorporación de los medios a las situaciones de aprendizaje, en donde cada docente ha buscado alcanzar diversas metas en las que la incorporación de la Red Edusat se ha constituido como una herramienta más de apoyo para su quehacer docente. 
Hacia la construcción de un modelo televisivo posible…….Edusat

El análisis realizado sobre las experiencias de los centros educativos que han incorporado la utilización de Edusat para los procesos educativos, nos ha permitido comprender que el camino de su implementación ha sido complejo y determinado por diversos factores que inciden en las estrategias operativas y las prácticas didácticas que facilitan y orientan los diversos usos que puede tener el medio televisivo cuando se utiliza con fines escolares, instructivos, curriculares, o bien, de entretenimiento y de divulgación de temas artísticos y culturales.

Para entender completamente todas las acepciones e implicaciones del proceso de integración del medio televisivo en los ambientes educativos es necesario considerar la propuesta de clasificación que hace Julio Cabero sobre el medio televisivo y sus funciones educativas. Esto significa que debemos comenzar por diferenciar lo que pretendemos hacer con este medio audiovisual en las aulas, y si nuestro concepto se refiere a que nos estamos apoyando de la televisión educativa o si en realidad estamos utilizando la televisión para la educación.

A partir de las caracterizaciones que mencionan Clemort, Martínez y Tiene 18, a la televisión siempre se le ha utilizado como medio para transmitir los contenidos que guardan una relación estrecha, o más o menos estrecha con el currículo escolar, no obstante sus programas tienen la característica de ser prediseñados, los mensajes audiovisuales muy sistematizados y específicos para una programación didáctica determinada con el fin de explotar o aprovechar al máximo sus posibilidades y valor cultural. Sin embargo, al contar con un diseño tan específico, ello limita sus posibilidades para ser utilizados en contextos educativos diferentes. Estamos entonces hablando de televisión educativa.

En cambio, hablar de una televisión para la educación requiere modificar nuestro concepto, comenzando por acuñar la visión de este medio desde lo educativo cultural, que implica concebirlo como una alternativa global que contribuye a la formación de los ciudadanos acorde con su contexto cultural, y la instituye como un servicio público dirigido a los diversos grupos sociales con propuestas educativas flexibles. La importancia de este nuevo enfoque radica en que, como lo dice Pérez Tornero 19, contribuye a la formación del telespectador, aumentando sus capacidades críticas, su formación y sobre todo, “ensancha” su conciencia.

En la experiencia de México, aunque este tipo de televisión educativo-cultural tiene alrededor de cincuenta años difundiéndose, no ha logrado arraigarse en los gustos y hábitos de la población en general, como tampoco lo ha hecho en el sector educativo, a pesar de ofrecerse en canales públicos y en la red de estaciones retransmisoras de la República Mexicana.

Desde nuestro punto de vista, el Sistema Satelital de Televisión Educativa, Edusat, conjuga estas dos características en su servicio educativo, lo educativo y cultural, ya que por un lado, su propuesta audiovisual incide en los contenidos curriculares de diferentes modalidades educativas, y por el otro, la amplia oferta programática incluye contenidos de fomento a la cultura y el arte, divulgación de la ciencia y educación para la sociedad. Un ejemplo claro de la utilidad que ha tenido este tipo de programación educativo-cultural lo representan las experiencias de las escuelas analizadas que han extendido el servicio educativo a la comunidad y a instituciones gubernamentales, esto es, el servicio ha quedado abierto para dar apoyo a la población general que tiene necesidades de información y orientación en temas diversos.

Por otro lado, si nos centramos en el ámbito escolar y en situación de aula, es evidente que la televisión y la oferta programática de Edusat se ha integrado a los procesos de enseñanza y de aprendizaje aprovechando sus potencialidades a partir de la planeación didáctica de la clase, así como en la particular forma de intervención pedagógica y comunicacional del docente con sus estudiantes.

Con este enfoque la televisión se transforma en un medio didáctico centrado en la reflexión y análisis de sus contenidos y mensajes audiovisuales, lo cual significa que la intención educativa de la televisión no la otorga el emisor; la televisión para la educación se establece a partir de la relación del receptor con el medio, independientemente de la estructura y la intencionalidad del emisor 20.

En las experiencias educativas con Edusat revisadas, observamos que los docentes y responsables del aula de medios fueron el factor principal para hacer de la programación televisiva un documento audiovisual didáctico que los estudiantes tienen la posibilidad de trabajar para explorar, descubrir, reafirmar, consolidar sus aprendizajes y alcanzar la construcción de conocimientos socialmente válidos.

Es importante resaltar que la incorporación del sistema Edusat ha impulsado la gestión escolar hacia un nuevo saber hacer, en donde la intervención de las autoridades escolares ha jugado un papel importante para que los docentes encuentren un apoyo didáctico en la programación televisiva, ofreciendo los recursos y condiciones estructurales para que la Red pueda contar con una infraestructura adecuada y eficiente para el uso educativo.

En todo este proceso, ha sido también fundamental el trabajo realizado durante más de diez años por las instituciones educativas encargadas del proyecto Edusat que junto con las Secretaría de Educación Pública han cristalizado este servicio público de televisión para todos los centros educativos integrados al sistema nacional de educación básica, a lo que se han sumado instituciones y centros dedicados a la capacitación y la actualización en el ámbito educativo, o bien, a la educación permanente de cuadros profesionales al servicio del Estado.

De acuerdo con García Matilla, la televisión de servicio público debería ser aquella capaz de %21%:

  • Dar respuesta a las prioridades sociales, económicas, educativas y culturales de la población a través del control compartido por parte de entidades públicas, privadas y de los diversos agentes sociales en general
  • Promover una mejora del bienestar social (mejora de la calidad de vida)
  • Fomentar la reflexión sobre valores amparados en un amplio consenso social
  • Crear conciencia social y movilizar la capacidad crítica de la población
  • Crear acontecimientos que promuevan  la más amplia participación social
  • Generar en la población un consenso sobre la utilidad de lo que se programa permitiendo la comprensión, por parte de la audiencia, de la rentabilidad social y el valor que en sí mismo supone el acceso al saber y al conocimiento científico
  • Compensar, con la producción de programas específicos, las carencias existentes en las rejillas de programación, especialmente en lo que se refiere a la población infantil y juvenil, viejos y minorías marginadas
  • No verse condicionada exclusivamente por los estudios cuantitativos de audiencia
  • Prever desde la fase de diseño cómo van a ser explotados y aprovechados social, educativa y culturalmente los programas, antes, durante y después de su emisión
  • Incorporar la participación de los mejores autores, creadores y productores, dando oportunidades a los más jóvenes
  • Promover la experimentación de programas innovadores a los que se les dote de los más adecuados recursos, capaces de promover más ricas y variadas formas de participación e interacción
Todos estos propósitos se pueden ver reflejados en el servicio educativo que la Red Satelital de Televisión Educativa ofrece a la comunidad escolar, aunque no totalmente alcanzados en su plenitud pues como se dijo antes, este proyecto es relativamente joven como para asegurar que ha cubierto las necesidades específicas de toda su audiencia por nivel educativo. A este respecto todavía queda mucho trabajo por hacer.

De lo que si podemos estar seguros es que la programación educativa que ofrece este servicio público de televisión, toma en consideración las demandas de la audiencia, enriqueciendo su oferta programática con la experiencia innovadora de productores y realizadores y promoviendo el aprovechamiento social, educativo y cultural de los contenidos televisivos, tanto en ámbitos escolares como en la comunidad en general fomentando esquemas de comunicación horizontal, participativa, con la posibilidad de que sus audiencias mantengan un intercambio constante con el emisor y con ello enriquecer las funciones y servicios que presta a los centros educativos para crear una imagen positiva entre sus audiencias potenciales y mantenerla entre sus audiencias cautivas.

Para los objetivos de este trabajo de análisis es sumamente importante contar con aquellos elementos que nos ayuden a ir construyendo un modelo de televisión para la educación y la cultura desde la visión y propósitos de la Red Edusat. Es un hecho indudable que las experiencias revisadas nos brindan diversas pistas que nos permiten hablar de usos educativos particulares gestados al interior de los centros educativos, lo cual a su vez es producto de las características y condiciones del contexto educativo mismo, de las decisiones que se toman sobre la gestión escolar, de las formas particulares de difundir y promocionar la oferta programática, de la diversidad de prácticas didácticas que los docentes emplean en su intervención, así como la integración del uso de Edusat y de otros medios dentro de los ambientes educativos.

Con este panorama de fondo, el análisis realizado nos permitió reflexionar que es sumamente importante recuperar el papel de los docentes que generan modelos educativos innovadores, lo cual está dando cauce a la convergencia de prácticas didácticas que caracterizan una determinada forma de intervenir pedagógicamente en el aula, con una particular concepción del uso de los medios, en este caso, de la televisión.

No obstante lo anterior, un paso necesario será conceptualizar lo que se puede entender como “modelo” de televisión para la educación, para ello recuperaremos las aportaciones de algunos teóricos que ponen a discusión este concepto cuando se piensa en su utilidad dentro de los procesos educativos.

Por ejemplo, Julio Cabero dice que cualquier modelo que se formule respecto al funcionamiento psicodidáctico de la televisión en el proceso de enseñanza-aprendizaje debe de asumir una serie de variables y componentes que superen lo estrictamente técnico y estético y estar dirigido por el principio de la dinamicidad donde se produce dicha contextualización %22%. 

Desde la perspectiva del papel del docente en la incorporación de este medio audiovisual al aula, José Ignacio Aguaded afirma que cualquier programa de televisión es un medio didáctico en manos del profesor, si éste decide integrarlo en un diseño curricular concreto, porque la televisión educativa la hace educativa el profesor… Sólo en la medida en que exista un profesor y la emplee con esa intencionalidad, la integre dentro de un diseño curricular, la televisión educativa existirá %23%.

Un teórico más, Joan Ferrés, tiene la concepción del uso de la televisión en el aula, señalando que una adecuada integración de la televisión en el aula, supone atender dos dimensiones formativas, educar en la televisión y educar con la televisión y añade que educar con la televisión es incorporarla al aula en todas sus dimensiones y niveles de enseñanza, no para incrementar aún más su consumo indiscriminado, sino para optimizar el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Con base en esta polémica sobre los usos educativos de la televisión en situaciones de aula, nuestra perspectiva nos inclina a pensar que es necesario definir el modelo educativo en términos de su capacidad para integrar y sistematizar las mejores intervenciones pedagógicas para las prácticas de la enseñanza que promueven la gestión de procesos de aprendizaje significativos con el uso de la televisión.

En el caso de Edusat, y a partir de todos los resultados de esta revisión de proyectos y propuestas desarrollados por docentes de diferentes estados de la república mexicana, presentamos el siguiente esquema que muestra los principales factores y elementos que caracterizarían el modelo de uso de este sistema satelital de televisión:

 

Si observamos el esquema, en el modelo de televisión para la educación y la cultura que Edusat ha desarrollado en este corto tiempo, se pueden identificar varias etapas que ha marcado su consolidación en los centros educativos, como también los diferentes factores que están determinando el tipo de estrategias organizacionales y prácticas pedagógicas que cada escuela utiliza para ofrecer los servicios educativos de la Red.

La primera fase que se observa la hemos caracterizado como de “equipamiento”, que se refiere a la asignación, instalación y establecimiento de la recepción de la señal en cada escuela. La distribución de los equipos responde a la forma en que fue planeada la asignación por niveles y modalidades educativas, así, las escuelas de Telesecundaria y secundarias regulares, fueron las primeras en recibir el equipamiento de Edusat, después en una segunda fase se distribuyeron a las escuelas primarias y de nivel preescolar; una tercera fase consistió en ofrecer la Red Edusat a los demás niveles educativos e instituciones interesadas en la oferta programática de televisión.

En la segunda fase, los centros educativos se han dado a la tarea de planear diversas estrategias para incorporar primero a la televisión como un medio didáctico útil como apoyo a la intervención docente, para posteriormente determinar las mejores prácticas didácticas haciendo uso de la programación educativa y cultural que la Red ofrece cada bimestre, además de aprovechar los demás servicios educativos que ofrece la Red a sus televidentes.

Para llegar a este aprovechamiento educativo, las escuelas han tenido que pasar por un proceso de adaptación y reflexión sobre los aspectos didácticos y pedagógicos de este medio audiovisual y establecer para la práctica educativa las mejores y más adecuadas formas de uso de los contenidos y mensajes televisivos en los procesos de aprendizaje de los estudiantes. De esta manera, observamos que los docentes que han decidido utilizar la Red Edusat en el aula, han tenido que pasar por un proceso de vinculación entre la teoría y la práctica, es decir, han debido pasar un tiempo en el que aprendieron a pensar en las potencialidades didácticas y comunicacionales que el medio audiovisual tiene para el proceso de enseñanza y del aprendizaje y así establecer una planeación didáctica que genere una intervención docente diferente e innovadora para los estudiantes.

Para llevar a cabo esta planeación didáctica, el análisis nos permitió ver que existe una tercera fase, que hemos llamado prácticas y estrategias de uso, en la que la utilización de la Red Edusat en el aula está determinada por ciertos factores y condiciones que cada una de las escuelas cubren en cierto grado (infraestructura, disponibilidad de equipo, gestión escolar, tamaño de la matrícula, habilidades de los docentes, etc.) para incorporar los contenidos programáticos de la televisión a las situaciones de aprendizaje del aula, lo cual ha llegado en algunos casos a extenderse hasta la capacitación docente sobre temas educativos, capacitación docente sobre las características y potencialidades de Edusat, a la integración de proyectos educativos estatales, así como el aprovechamiento de la Red con la comunidad. 

Un aspecto no menos relevante se refiere a las funciones que cumple Edusat dentro de los contextos educativos, las cuales de acuerdo a las experiencias revisadas puede resumirse de la siguiente forma:

  • Transmisores del conocimiento
  • Como fuente de información
  • Como medio de enseñanza para las materias o áreas curriculares
  • Como apoyo para la enseñanza
  • Reforzadores de los contenidos curriculares
  • Presentador de temas escolares
  • Medio para actividades complementarias de aprendizaje
  • Como un medio para la expresión lúdica
  • Medio para la capacitación y actualización docente
  • Medio para la educación para la sociedad

Para finalizar este trabajo es necesario apuntar algunas reflexiones que nos permitirán seguir construyendo el modelo de televisión para la educación, lo cual se desprende a partir del análisis realizado de las experiencias educativas revisadas. En suma, el análisis nos ha permitido vislumbrar algunos elementos, factores y condiciones necesarias para que las escuelas mexicanas puedan ir conformando un modelo de uso educativo de la Red Edusat propio, mismo que propicie buenas prácticas pedagógicas y estrategias organizacionales para aprovechar los diversos servicios educativos de la Red e integrarlos a otros proyectos escolares. Las reflexiones que nos quedan para seguir construyendo este modelo de uso de Edusat son:

  • El uso de Edusat en las escuelas, responde a una planeación y organización compleja, en la que autoridades, docentes y alumnos tienen una función específica manteniendo y dando forma a un sistema integral de participación y cooperación en torno al medio.
  • La figura que destaca en el modelo de operación es la del responsable del aula de medios, la cual es necesario fortalecer a través de acercarle conocimientos, habilidades y competencias pedagógicas y tecnológicas que le ayuden a encontrar mayores posibilidades de aprovechamiento de este medio audiovisual.
  • Habrá que tomar en cuenta que el uso educativo de la Red tiene que ver con procesos administrativos muy específicos, en los cuales las autoridades escolares apuestan con la creación de espacios físicos que tengan las condiciones necesarias para que el proyecto opere adecuadamente. En este sentido, la Secretaría de Educación Pública junto con el esfuerzo de las propias escuelas y la sociedad de padres de familia que se constituye en cada una, pueden hacer que los espacios sean más adecuados y propicios para el aprendizaje de los estudiantes.
  • La dimensión didáctica de la práctica pedagógica que se establece en las escuelas, es un aspecto fundamental y básico para el modelo que se va constituyendo, en donde el trabajo del docente resulta vital, ya que su tarea es adaptar la programación curricular a las necesidades del aula y así conformar espacios de enseñanza y aprendizaje participativos, creativos y significativos.
  • La promoción y difusión de la oferta programática de Edusat en las escuelas y en la comunidad, debe ser más intensiva y sistematizada para que todos puedan beneficiarse de los contenidos educativos televisivos que cada bimestre se ofrecen.
  • La participación de la comunidad escolar en el proyecto Edusat ha puesto en marcha procesos de innovación didáctica y pedagógica en la cual existe una actitud de compromiso para incorporar la red como un apoyo permanente a la sociedad, además de que el uso de la televisión responde a la realidad actual en la que su consumo es cada vez mayor, despertando el interés por su estudio.
  • Es importante destacar que el uso de los programas televisivos a veces se torna difícil desde el momento en que la programación y sus horarios no se adecua a las horas de clase, por ello el uso del video como extensión de la televisión es usado con fines didácticos. Así, el video educativo se integra como un medio más que forma parte fundamental del modelo, ya que es usualmente más utilizado por los docentes debido a que pueden planear más fácilmente las estrategias de uso con los estudiantes.
  • La perspectiva que abre las diversas experiencias educativas con el uso de Edusat, es que se está constituyendo un modelo propio para este Sistema Satelital de Televisión Educativa que, hoy por hoy, es de servicio público para un sector específico, pero que sin embargo está abriendo otras posibilidades de uso para televidentes y audiencias diversas.

Sin duda alguna, los medios de comunicación y en especial el medio televisivo, ofrece una diversidad de elementos y recursos audiovisuales que todavía deben ser aprovechados desde una mirada crítica y una visión reflexiva para poder incorporar sus beneficios en la construcción de conocimientos significativos. “Cantidad y calidad de consumo televisivo son dos ejes de una perspectiva que desgraciadamente está aún por meditar. La cotidianidad del visionado televisivo ha conseguido convertirlo en algo tan natural y cercano, que parece que no es necesario «pensarlo», reflexionar sobre él, y mucho menos que requiera un aprendizaje para un consumo inteligente del mismo. Porque frente al código lingüístico, en el que un mayor nivel de lectura, conlleva necesariamente una mejor comprensión de sus mecanismos; paradójicamente, en el consumo televisivo, un mayor período de visionado no supone una mejor interpretación y captación de sus mensajes.” %24%

Por ello, el Sistema Satelital de Televisión Educativa, Edusat por ser un proyecto educativo de gran envergadura para el sistema nacional de educación de México, debe seguir sumando esfuerzos y consolidando alianzas para poder ser incorporado de manera crítica y didáctica en los procesos educativos, con el propósito de coadyuvar al desarrollo integral de los alumnos y de la comunidad escolar en general. 

Bibliografía.

Aguaded, J. (2003). En La educación en la televisión: una necesaria integración. Huelva España: Grupo Comunicar. Revista de Tecnologías de la Información Comunicación Educativas, Red Digital. Disponible en  http://reddigital.cnice.mecd.es/4/firmas/aguaded_ind.html  (Consultado el  04/04/06)

Aguaded, J. (2002). La integración curricular de la televisión en el aula. Desde la caja mágica hacia el ojo crítico. Propuestas para la utilización didáctica del medio televisivo en la escuela. Huelva, España: Grupo Comunicar. Disponible en: http://blues.uab.es/home/material/apunts/M02002/aguaded.htm (Consultado el 10 de abril de 2006) 

Ávila, P. (1998). Edusat, 3er. aniversario. Edusat. Guía de Programación. México: ILCE, Año 3, núm. 12, pp. 6

Ávila, P. (2004). La Red Edusat y la Guía de Programación. Edusat. Guía de Programación. México: ILCE, No. 48, pp. 14.

Cabero, J. (2006). Propuestas para la utilización del video en los centros, Universidad de Sevilla. Disponible en: http://www.lmi.ub.es/te/any96/cabero_bvte/ (Consultado el 20 de febrero de 2006)

Cabero, J. (1994).  Retomando un medio: La televisión educativa, Universidad de Sevilla. En CMIDE-SAV: Medios de comunicación, recursos y materiales para la mejora educativa, Disponible en http://tecnologiaedu.us.es/bibliovir/pdf/118.pdf (Consultado el 28 de febrero de 2006)

Cabero, J. (2000). La televisión educativa: aspectos a contemplar para su integración curricular. Universidad de Sevilla (España). Conferencia impartida en el "Teleseminario EDUSAT-ATEI. La televisión educativa interactiva". – Organizado por la ATEI y el ILCE de México- junio 2000). Disponible en: http://tecnologiaedu.us.es/revistaslibros/nov01/tve.htm(Consultado el 8 de marzo de 2006)

Drucker, P. (2002). Gestionando una cultura de calidad en la educación. Proyecto CIGA, Disponible en:  http://www.ciga.cl/gestion_escolar.htm,  (Consultado el 14 de marzo de 2006)

Ferrés, J. (1998). Cómo integrar el video en la escuela. España: Ediciones CEAC, pp. 113

Ferrés, J. (1999). Televisión y educación. Barcelona, Edt. Paidós,  pp. 121

García, M. Televisión y formación del profesorado. Universidad Complutense de Madrid España. Disponible en  http://www.doe.uva.es/alfonso/web/forGarcía.htm  (Consultado el 6 de abril de 2006)

Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa (2003). Disponibilidad y Uso de la Tecnología en Educación Básica. Encuesta Nacional. México: ILCE, pp.10

Morán, O. (2006). Notas sobre planeación e instrumentación didáctica. Disponible en: http://www.geocities.com/humberto_2000_mx/Moran.ppt#1   (Consultado el 17de marzo de 2006)

San Martín, A. (1994). El método y las decisiones sobre los medios didácticos. En Sancho, J. Para una tecnología educativa. Barcelona, España: Horsori, pp. 67

Páginas Web consultadas

Canal Once

http://oncetv-ipn.net/acerca_de_canal_once/index.htm

Canal 22

http://www.canal22.org.mx/historia.html

Consejo Nacional para la Cultura y las Artes

http://www.conaculta.gob.mx/memorias/canal22.htm

Secretaria de Educación Pública. Estadística educativa

http://www.sep.gob.mx/work/appsite/nacional/index.htm

Red Escolar

http://redescolar.ilce.edu.mx/redescolar/index.htm

Educación para el Siglo XXI

http://e21.ilce.edu.mx

 <Anterior 1 2 3 

 
2 La Red Satelital de Televisión Educativa EDUSAT. El papel de la investigación para su desarrollo efectuado en el año 1999, por la Dirección de Investigación y Contenidos Educativos (DICE) del Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa (ILCE), organismo internacional con sede en México, D.F., para conocer por encargo de la Secretaría (Ministerio) de Educación Pública (SEP) de México, el impacto y alcance del Sistema Satelital EDUSAT con más de 16 canales televisivos dedicados a educación escolar en todos sus niveles de enseñanza (desde preescolar hasta posgrado), la formación continua, profesional y formación docente, así como la divulgación de la ciencia y tecnología, y difusión de la cultura y las artes, Ávila, P. (1999).
1

Al igual que en España, la programación educativa de la Televisión Española (TVE) inició su emisión de forma regular en junio de 1961, el uso educativo de la televisión se desarrolla entre los años 60 y 70 en casi todos los países del mundo bajo el impulso de la UNESCO, como organismo que instó e impulsó a sus estados miembros a aprovechar este medio de comunicación de masas para ofrecer igualdad de oportunidades en la educación para todas las personas. Se trataba asimismo de erradicar el analfabetismo, elevar la calidad de la formación y acceder a mejorar los niveles de conocimientos científicos, culturales y artísticos. Sevillano, M. (2000).

3

Desde los años 70 y en diversos países latinoamericanos, se desarrollan fundamentalmente experiencias que pretenden explorar la recepción televisiva y/o, al mismo tiempo, ver cómo afecta el consumo de televisión a la vida cotidiana de los telespectadores. Dos experiencias como las de Guillermo Orozco en México o de Valerio Fuenzalida y María Elena Hermosilla de CENECA en Chile, parten de procesos educativos integrales que fomentan la recepción activa de los telespectadores. Frente a los estudios convencionales, de carácter cuantitativo, se pretende la implicación del telespectador a través de la autoexploración de hábitos de consumo televisivo y la propuesta de diversas dinámicas de grupo muy relacionadas con el juego y la creatividad. El desarrollo de esta nueva metodología de investigación de audiencias llegó a promover la figura de los denominados educomunicadores, que son a la vez investigadores y dinamizadores de la recepción crítica y activa por parte de las audiencias. Véase: Orozco, G. (1996) y por otro lado veáse Fuenzalida, V. y Hermosilla, M. (1990), así como Fundación Honrad Adenauer, (1991).

4

La Televisión Educativa Iberoamericana. Evaluación de una experiencia. Martínez Sánchez, F. (1998). Este estudio revisó el funcionamiento e impacto del Programa de Cooperación de las Cumbres Iberoamericanas de Jefes de Estado y Gobierno creado en 1992 y enmarcado dentro de las acciones de su Asociación gestora, la ATEI (Asociación de Televisión Educativa Iberoamericana).

4

La Televisión Educativa Iberoamericana. Evaluación de una experiencia. Martínez Sánchez, F. (1998). Este estudio revisó el funcionamiento e impacto del Programa de Cooperación de las Cumbres Iberoamericanas de Jefes de Estado y Gobierno creado en 1992 y enmarcado dentro de las acciones de su Asociación gestora, la ATEI (Asociación de Televisión Educativa Iberoamericana).

5 Ibíd op. cit. 4.
6

¿Cuáles son las características, las peculiaridades de la televisión educativa? ¿Qué la hace tan diferente de otras modalidades de televisión? Habría que comenzar reconociendo que no existe una modalidad, un formato, o un género televisivo puro al que se le pueda colgar el rótulo de educativo salvo en la primitiva época de la televisión escolar. Sin embargo, está comprobado que ya sea una telenovela, un noticiero o un reality tan de moda durante los últimos años, pueden ser emitidos y usados con fines pedagógicos. Por eso quizá hay cierto tipo de televisión que por consenso suele llamarse cultural, educativa o escolar y sus características propias van más allá de estructuras o propuestas formales, ya que más bien se expresan en las audiencias a quien se dirigen. Informe Aproximaciones a la Televisión Educativa. Equipo de asesores pedagógicos de televisión educativa del Ministerio de Educación Nacional de Colombia. Bogotá, 2004.

7 Ibíd. op. cit. 8
8

No hay que olvidar que, desde su nacimiento, casi todas las experiencias de la televisión educativa que se han desarrollado en el mundo, han sido iniciativas públicas o sociales, a cargo de presupuestos gubernamentales y bajo la orientación y estructura institucional de los propios estados nacionales.

9

Cada uno de estos países, viviendo diferentes desarrollos y aplicaciones en la producción y utilización de la TV educativa, ha logrado un cierto desarrollo de sobra conocido en el campo de la cultura y la divulgación del conocimiento científico o artístico, dentro de la llamada educación informal. Pero también existe en estos países ejemplos muy relevantes de la utilización de la televisión como base de materiales didácticos o intruccionales que sirven tanto para el apoyo fundamental de la enseñanza formal, como sobre todo en la no formal y dentro de los distintos sistemas de educación abierta y a distancia. Es el caso de Telescola en Brasil, o la Telesencundaria y el Telebachillerato en México, donde se atiende a más de 700,000 alumnos al año en las distintas zonas rurales y urbanas más marginadas del país.

10

Se habla, más allá de los pasados conceptos teóricos de las industrias y mercancías culturales como objetos simbólicos y de producción o consumo masificado, de nuevos servicios agregados para la comercialización plena de las industrias de la información, pero sobre todo como los valiosos y estratégicos productos que serán necesarios para la actual y futura expansión de las industrias del conocimiento, pilares esenciales de los nuevos recursos económicos y formas sociales de la civilización posindustrial del siglo XXI.

11

Los géneros no responden a delimitaciones temáticas, o a contenidos específicos, sino conciernen a una forma de tratamiento de aquello que será materia de comunicación. Cebrián M. (2000).

12

Por ejemplo, en España, durante el año 2006, la inversión total de los anunciantes en medios publicitarios fue de 14.000 millones de Euros, de los que casi la mitad corresponden a la televisión, que registró un crecimiento del 7.8% respecto al año anterior. Es más, durante los últimos 15 años las horas de ocupación publicitaria en televisión se han multiplicado por diez. Sin embargo, también expertos en mercadotecnia manifiestan que la eficacia ha disminuido al menos un 40% durante ese mismo periodo. Periódico El País. Suplemento Negocios. 8 de abril de 2007.

13

… En la década de los sesenta se pasó al análisis de los usos y gratificaciones… Ya no se trataba de saber “qué hacen los medios con la audiencia”, sino que “que hace la audiencia con los medios”… La investigación televisiva había ampliado su campo de estudios hacia la recepción activa… donde los receptores identifican sus necesidades y eligen aquello que les satisface. Cebrián M. (1998).

14

Díaz Nosty, Bernardo. Repensar la comunicación. La huella es el mensaje. Medios de comunicación. El año de la televisión. Tendencias’06. Ed. Fundación Telefónica, Madrid, 2006.

17

A partir de la segmentación de muestras representativas del universo de las audiencias potenciales que permiten estudiar la eficacia publicitaria, entre otros, hoy en día han surgido nuevos sistemas de análisis que tienen en cuenta de un modo sistematizado decenas de valores y actitudes motivacionales con clara influencia en las decisiones del consumo de productos y servicios, y no solamente a partir de las tradicionales características sociodemográficas basadas en criterios de edad, sexo, clase social, etc.

18

TNS Sofres es una empresa de origen francés dedicada a la investigación de mercados y opinión en España. Entre los servicios que ofrece se encuentran el panel de audiencias en medios y, en especial, de televisión, los paneles de consumidores o un amplio abanico de soluciones para realizar investigación a la medida de los clientes en áreas como la marca, la imagen publicitaria, la innovación o la gestión del consumo entre otras. TNS es además uno de los principales investigadores de la opinión pública a través de su división TNS Demoscopia.

19

Las televisiones públicas –la 2 de TVE y particularmente los segundos canales autonómicos– son el lugar preferente de ubicación de las emisiones educativas de la televisión, y con alrededor en 2006 de 1,000 horas anuales, pero muy por debajo de las 7,000 de informativos y cerca de 4,500 de magazines y series extranjeras respectivamente. De hecho, la 2 de TVE acumula aproximadamente un tercio de la oferta de televisión educativa de España, aportando entre 300 y 400 horas anuales. Ibíd. op. cit. 19

20 Ibid op.cit. 2