Lineamientos para publicar en TyCE
Redacción y envío de artículos

Para que un artículo sea publicado en la Revista Tecnología y Comunicación Educativas, deberán observarse los lineamientos definidos de: temática, extensión estructura, gráficos, bibliografía, notas y citas, las cuales pueden consultarse en el documento de lineamientos de la publicación (formato PDF)Aunque el idioma de la revista es el español, también se publican colaboraciones en otros idiomas, como el francés, inglés y portugués.

get_adobe_reader.gifDescargue Adobe Reader si no cuenta con él para poder leer los lineamientos


Guidelines for submitting papers to TyCE
Writing and sending articles

To be published in the Tecnología y Comunicación Educativas (TyCE) Journal, papers shall follow the guidelines concerning the topics, length, structure, graphics, bibliography, references and citations, which can be found in the Guidelines for submitting papers to TyCE document (PDF format).  TyCE usually publishes papers in Spanish. Nevertheless, articles are also published in other languages such as French, English and Portuguese.

get_adobe_reader.gifDownload and install the free Adobe Reader programme to read the document.


Normes de publication de la Revue TyCE
Rédaction et envoi des articles

Afin qu’un article puisse être publié dans la Revue Tecnología y Comunicación Educativas, il sera nécessaire de respecter les normes définies en ce qui concerne le sujet, la longueur, la structure, les éléments graphiques, la bibliographie, ainsi que les notes et les citations. Pour consulter ces normes, veuillez accéder au document en format PDF. La Revue Tecnología y Comunicación Educativas est normalement publiée en espagnol. Néanmoins des articles en français, anglais et portugais sont aussi publiés.

get_adobe_reader.gif Téléchargez gratuitement Adobe Reader si vous ne l’avez pas. Ce logiciel est nécessaire pour accéder aux normes en format PDF.

 
2 La Red Satelital de Televisión Educativa EDUSAT. El papel de la investigación para su desarrollo efectuado en el año 1999, por la Dirección de Investigación y Contenidos Educativos (DICE) del Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa (ILCE), organismo internacional con sede en México, D.F., para conocer por encargo de la Secretaría (Ministerio) de Educación Pública (SEP) de México, el impacto y alcance del Sistema Satelital EDUSAT con más de 16 canales televisivos dedicados a educación escolar en todos sus niveles de enseñanza (desde preescolar hasta posgrado), la formación continua, profesional y formación docente, así como la divulgación de la ciencia y tecnología, y difusión de la cultura y las artes, Ávila, P. (1999).
1

Al igual que en España, la programación educativa de la Televisión Española (TVE) inició su emisión de forma regular en junio de 1961, el uso educativo de la televisión se desarrolla entre los años 60 y 70 en casi todos los países del mundo bajo el impulso de la UNESCO, como organismo que instó e impulsó a sus estados miembros a aprovechar este medio de comunicación de masas para ofrecer igualdad de oportunidades en la educación para todas las personas. Se trataba asimismo de erradicar el analfabetismo, elevar la calidad de la formación y acceder a mejorar los niveles de conocimientos científicos, culturales y artísticos. Sevillano, M. (2000).

3

Desde los años 70 y en diversos países latinoamericanos, se desarrollan fundamentalmente experiencias que pretenden explorar la recepción televisiva y/o, al mismo tiempo, ver cómo afecta el consumo de televisión a la vida cotidiana de los telespectadores. Dos experiencias como las de Guillermo Orozco en México o de Valerio Fuenzalida y María Elena Hermosilla de CENECA en Chile, parten de procesos educativos integrales que fomentan la recepción activa de los telespectadores. Frente a los estudios convencionales, de carácter cuantitativo, se pretende la implicación del telespectador a través de la autoexploración de hábitos de consumo televisivo y la propuesta de diversas dinámicas de grupo muy relacionadas con el juego y la creatividad. El desarrollo de esta nueva metodología de investigación de audiencias llegó a promover la figura de los denominados educomunicadores, que son a la vez investigadores y dinamizadores de la recepción crítica y activa por parte de las audiencias. Véase: Orozco, G. (1996) y por otro lado veáse Fuenzalida, V. y Hermosilla, M. (1990), así como Fundación Honrad Adenauer, (1991).

5 Ibíd op. cit. 4.
6

¿Cuáles son las características, las peculiaridades de la televisión educativa? ¿Qué la hace tan diferente de otras modalidades de televisión? Habría que comenzar reconociendo que no existe una modalidad, un formato, o un género televisivo puro al que se le pueda colgar el rótulo de educativo salvo en la primitiva época de la televisión escolar. Sin embargo, está comprobado que ya sea una telenovela, un noticiero o un reality tan de moda durante los últimos años, pueden ser emitidos y usados con fines pedagógicos. Por eso quizá hay cierto tipo de televisión que por consenso suele llamarse cultural, educativa o escolar y sus características propias van más allá de estructuras o propuestas formales, ya que más bien se expresan en las audiencias a quien se dirigen. Informe Aproximaciones a la Televisión Educativa. Equipo de asesores pedagógicos de televisión educativa del Ministerio de Educación Nacional de Colombia. Bogotá, 2004.

8

No hay que olvidar que, desde su nacimiento, casi todas las experiencias de la televisión educativa que se han desarrollado en el mundo, han sido iniciativas públicas o sociales, a cargo de presupuestos gubernamentales y bajo la orientación y estructura institucional de los propios estados nacionales.

10

Se habla, más allá de los pasados conceptos teóricos de las industrias y mercancías culturales como objetos simbólicos y de producción o consumo masificado, de nuevos servicios agregados para la comercialización plena de las industrias de la información, pero sobre todo como los valiosos y estratégicos productos que serán necesarios para la actual y futura expansión de las industrias del conocimiento, pilares esenciales de los nuevos recursos económicos y formas sociales de la civilización posindustrial del siglo XXI.