Investigación y Desarrollo

 
 
Bitácora de Viaje. Investigación y formación de profesionales de la comunicación en América Latina

Los trabajos contenidos en esta obra, desprendidos del VII Congreso Latinoamericano de Investigadores en Comunicación, permiten un acercamiento a los espacios universitarios en donde tiene lugar la formación de los comunicadores en seis países de nuestro continente, para conocer las líneas sobre las cuales trabajan los especialistas-docentes-investigadores, que desde perspectivas diversas, pero alentados por el propósito de fortalecer la formación de profesionales en comunicación, dedican esfuerzos al estudios de los factores que inIDMEn durante su preparación y en su inserción en el ámbito laboral.

Cada uno de los cuatro segmentos de este libro presenta un enfoque diferente en cuanto a la temática de trabajo, el hilo conductor y núcleo de las aportaciones es siempre la comunicación, para abordar la formación de los comunicadores; la construcción del campo de conocimiento; las nuevas tendencias y la influencia de las tecnologías digitales y, al final, presenta otras perspectivas de la comunicación educativa.

En la primera parte de Bitácora de Viaje se ilustra el largo camino recorrido por algunas instituciones universitarias de la región, para fortalecer la presencia de una profesión que se plantea a sí misma innumerables retos en cuanto a la congruencia de las propuestas curriculares, su relación con las expectativas de los egresados y su inserción en el campo de trabajo disponible para ellos.

En la segunda parte, Reflexiones y Estrategias para la Construcción del Campo de Conocimiento Comunicación/Educación, es posible identificar nuevos espacios teóricos que nos permiten reconocer la actuación de los medios de comunicación que en conjunción con la escuela, pueden transformar la información en conocimiento.

En la tercera parte, Tecnologías Digitales en la Educación.Tendenciasy experiencias, adquiere particular atención la informática, no sólo como herramienta de difusión, procesamiento y almacenamiento de contenidos, sino como mediadora en el aprendizaje que se construye a través de procesos sociales comunicativos.

Por último, en Intervenciones, Conquistas y Deudas en el Campo de la Comunicación Educativa  se presentan trabajos que ofrecen un panorama aplicativo, analítico y reflexivo sobre la importancia que tiene el acontecimiento comunicativo en los procesos de socialización y de enseñanza-aprendizaje. Las experiencias describen, desde una adaptación del modelo de mediación pedagógica y las inteligencias múltiples para la construcción de significados, la importancia de revisar el paradigma basado en la crítica ideológica, para enmarcarlo en el acto comunicativo donde confluyen procedimientos más familiares y escolares.

Esperamos que los lectores encuentren en esta publicación motivos suficientes para cuestionar, proponer y desarrollar, investigaciones y propuestas que contribuyan a la construcción de los caminos por los que ha de transitar la formación de comunicadores y de especialistas de la comunicación en general y la comunicación educativa como un interés particular. 

Delia Crovi Druetta. 2005

 
1 En el mismo orden: Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura; Organización de los Estados Americanos; Consejo Regional de Educación y Formación para América Latina; Centro de Desarrollo en Formación Tecnológica; Banco Interamericano de Desarrollo.
2 Acuerdo de creación de la Dirección de Investigación en Comunicación Educativa, Diciembre de 1998.
3 Este documento puede cambiar de nombre, pero nos referimos a los documentos rectores de la política educativa mexicana para cada sexenio.
4 El concepto de educación tiene dos acepciones etimológicas de los vocablos latinos educare y educere. Educare significa “criar”, “nutrir” o “alimentar”, es decir educación entendida como actividad que consiste en guiar, conducir. Educere equivale a “sacar”, “llevar”, “extraer desde dentro hacia fuera”, es decir, encauzar las potencialidades ya existentes en el educando. Educación es el proceso de optimización intencional del hombre orientado al logro de su autorregulación e inserción activa en la naturaleza, sociedad y cultura. Se le identifica como un proceso activo e individual influenciado por el medio social en que se desarrolla el individuo; organizado, que funciona según reglas precisas, que tiene un pasado, una dinámica actual y proyectos de futuro. El término alude no sólo a la actividad o proceso, sino también el efecto de esa actividad. (García Aretio, 1989). La educación hoy día es entendida como un proceso interactivo entre el educando y su ambiente (educare) basado en su capacidad personal para desarrollarse (educere) (Castillejo, 1994).
5 La Tecnología Educativa, en su enfoque más actual, parte de la relación estrecha entre la ciencia y la tecnología, para proponer modelos y procedimientos que respondan a la complejidad de los procesos educativos y tomen en cuenta a los distintos agentes que participan en ellos: alumnos, docentes, currículo, para tratar de mejorar sus resultados. La acción de la tecnología educativa se dirige en particular hacia la atención de las áreas de la educación identificadas como problemáticas y se basa en la consideración de las interrelaciones que existen entre los elementos participantes. De ahí que su enfoque rebase la postura pedagógica vinculada a modelos como patrones de referencia y se encamine hacia los enfoques transdisciplinario y multidisciplinario para comprender y actuar, haciendo concurrir la teoría y la práctica. En Revista Tecnología y Comunicación Educativa. Un encuentro de los países de América Latina. Año 8, número 21, Marzo, 1993. México, ILCE, pp 3- 18
6 La investigación educativa tiene varios objetivos. El primero es aplicar el conocimiento educativo a problemas particulares; el segundo, incrementar el conocimiento; otro más, producir diversos materiales o recursos que puedan ser usados para facilitar procesos de aprendizaje (Romay, sf)
7 ILCE Dirección de Investigación y Comunicación Educativa, documento interno, spi. Febrero, 1999.
9 Consiste en el desarrollo de propuestas de acción basadas en disciplinas científicas referidas a las prácticas de enseñaza, que incorporando todos los medios a su alcance, responden a los fines que se pretende lograr, en los contextos sociohistóricos que le otorgan significación (Litwin, 1994)
10 En el ILCE, atendiendo a la recomendación de Daniel Prieto Castillo, se prefiere emplear el término perceptor cuando se alude a las personas que reciben y procesan el mensaje.